Eternidad

Sonya Machorska

Los pinos solitarios son raros. Son tranquilos y no tienen prisa por el sol, lo que les permite besarse desde cualquier lugar, comenzando desde los labios y llegando a los dedos…

Las aves parecen estar evitándolos, inseguros en medio de tormentas y lluvia…

Los pinos solitarios son un deseo que ha volado con una sola semilla, que se ha aventurado en el viento y encontró su hogar en un lugar donde todos y solo ella pueden alcanzarla…

¡Cuánto esfuerzo se necesita para «mantenerse en pie»! Y cuánta amargura por parte de los «otros»… ¡Pero el sol y ese viento acariciador que les pertenece todo el día, satisfaciendo sus caprichos cada minuto, no puede ser reemplazado por nada!

Pinos solitarios… Lo mismo, aparentemente, con el resto, ¡y tan diferente! Como presencia, como susurros e impulsos… Un amor eterno, solitario con pinos solitarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.